En el mundo digital es difícil establecer una ruta a seguir en materia de mercadeo. El branding digital o posicionamiento de marca en línea puede ser un proceso complejo y dispendioso. A continuación te presentamos algunas de las mejores prácticas que han sido identificadas por un grupo de investigadores de la universidad de San Antonio, Texas, especialistas en marketing online, para ayudarte a establecer un punto de partida y orientarte en la construcción de un modelo de posicionamiento.

  1. Precisar los objetivos de campaña

Suena bastante obvio, pero con frecuencia, ante la inmensidad de la red, los e-commerce olvidan identificar exactamente el objetivo de mercadeo. En internet no se puede abarcar toda la marca en un solo paquete de comunicaciones, se debe tratar el proceso como momentos de posicionamiento.

Para precisar el objetivo se debe enfocar el esfuerzo en determinados productos o servicios y establecer metas de ventas, tráfico, vistazos de página, comentarios, contenidos compartidos y descargas.

  1. Centrarse en el consumidor

Cada contenido, cada pregunta, cada proceso debe estar pensado en función del cliente al que se quiere llegar. En el mejor de los casos, se debe validar con representantes de la población sujeto de nuestra campaña. Antes de preguntarse sobre cómo incrementar las ventas, la pregunta adecuada es cómo complacer mi clientela objetivo. Para ello se debe tener una comunicación abierta y permanente, incentivar las evaluaciones y el intercambio a través de redes y chats.

  1. Manejo adecuado de redes sociales

Las redes sociales son el eje del marketing digital y constituyen su condición de éxito o de fracaso. No se trata de utilizarlas para transmitir tu mensaje, se trata de utilizarlas para construir relaciones con la clientela, el nicho y una comunidad online. Se trata de incluir un equilibrio entre la vigencia y la actualidad de los contenidos y la no saturación del cliente.

Un buen manejo de redes incluye:

  1. Bajo ninguna circunstancia contaminar de spam el usuario
  2. Controlar el manejo de redes sociales directamente, no delegarlo a tercero.
  3. Asegurar un contenido actualizado y de calidad.
  4. Interactuar con los clientes
  5. Integrar contenidos relacionados con los productos pero que no sean únicamente mensajes comerciales.
  6. Mantener una coherencia en el tono y en los valores del negocio.
  7. Tener una política de respeto y moderar los chats.

  1. Versatilidad y movilidad

Es importante no olvidar que los dispositivos digitales móviles son la principal forma de consulta online. De manera que cada pieza de comunicación, cada producto y cada contenido debe tener una versión responsive que sea desplegable en éste tipo de aparatos. Asimismo, se debe garantizar que los todos los vínculos (link) son funcionales, que todas las plataformas están bien parametrizadas y que se han utilizado plantillas amigables para asegurar que la clientela no se perderá en el recorrido entre el anuncio, la orden y el pago.

  1. Personalización

La personalización consiste en llegar al mayor nivel de especificidad posible en lo que al tipo de cliente se refiere. Se trata de analizar sus compras o visitas y ofrecerle descuentos específicos según sus gustos, sus hábitos de consumo y sus intereses. Esto implica un análisis sistemático de los datos y un sistema de rastreo de los patrones de utilización de redes y visitas. Para ello, Analitics y un plan de inversión en Google o Facebook pueden ser bastante prolíficos.

Por otra parte, es imprescindible realizar pruebas del comportamiento de los productos en las Redes de mayor frecuentación de la clientela objetivo. No es recomendable dispersarse en demasiadas redes, se trata de priorizar las adecuadas con un buen análisis del mercado y sus posibilidades.

Otros articulos que te pueden interesar: